Follow by Email

lunes, 28 de julio de 2014

LECCIÓN 100 Tu dicha tiene que ser total, en tu risa oirán a Dios llamándoles.

EL CURSO TE ESCOJE A TI... TU DECIDES CUANDO ...


"MI PAPEL EN EL PLAN DE SALVACIÓN DE DIOS ES ESENCIAL"


Del mismo modo en que el Hijo de Dios completa a su Padre, así también tu papel  en el plan de tu Padre completa dicho plan. La salvación tiene que invertir la descabellada creencia en pensamientos y cuerpos separados, que viven vidas separadas y recorren caminos separados. Cuando mentes separadas comparten una sola función, se unen en un solo propósito, pues cada una de ellas es igualmente esencial para todas las demás.
La Voluntad de Dios para ti es perfecta felicidad. ¡¿Por qué habrías de querer ir en contra de Su Voluntad ? El papel que Él ha reservado para ti en el desarrollo de Su plan se te da para que puedas ser restituido a lo que Él dispone .Este papel es tan esencial para Su plan como para tu felicidad. Tu dicha tiene que ser total  para que aquellos a los que Él te envía puedan entender Su plan. Ellos verán su función en tu radiante faz, y en tu risa feliz oirán a Dios llamándoles.
Eres ciertamente esencial en el plan de Dios. Sin tu dicha, la de Suya no es total. 
Sin tu sonrisa, el mundo no se puede salvar.
Mientras la tristeza se abata sobre ti, la luz que el propio Dios designó como el medio para salvar al mundo se atenúa y pierde su fulgor, y nadie ríe porque toda risa no es sino el eco de la tuya.
Eres ciertamente esencial en el plan de Dios. Del mismo modo en que tu luz aumenta el fulgor de todas las luces que brillan en el Cielo, así también tu dicha en la tierra exhorta a todas las mentes a abandonar sus pesares y a ocupar su puesto junto a ti en el plan de Dios.
Los mensajeros de Dios rebosan de dicha, y su júbilo sana todo pesar y desesperación. Ellos son la prueba de que lo que la Voluntad de Dios dispone para todos los que aceptan los regalos de su Padre como propios es perfecta felicidad.
Hoy no permitiremos que la tristeza se abata sobre nosotros. Pues en tal caso, no estaríamos asumiendo el papel que tan esencial es para el plan de Dios y para nuestra visión. La tristeza es señal de que prefieres desempeñar otro papel en lugar del que Dios te ha encomendado. Y así, no le muestras al mundo cuán grande es la felicidad que Él dispone para ti, y, por consiguiente, no reconoces que ya dispones de ella.
Hoy trataremos de comprender que la dicha es nuestra función aquí. 


Si te dejas abatir por la tristeza, no solo no estarás cumpliendo tu función, sino que estarás privándote a ti mismo de dicha y al mundo también. Dios te pide que seas feliz para que el que ningún pesar menoscabe su dicha ni que ningún miedo lo acose y perturbe su paz. Tu eres hoy el mensajero de Dios. Brindas Su felicidad a todo aquel que contemplas y Su paz a todo aquel que al contemplarte ve Su mensaje en tu feliz semblante.
Hoy nos prepararemos para durante las sesiones de práctica de cinco minutos, dejando que la felicidad brote sobre nosotros tal como dispone la Voluntad de nuestro Padre y la nuestra.
Comienza los ejercicios con el pensamiento que la idea de hoy presenta. Luego comprende que tu papel es ser feliz. Esto es lo único que se te pide a ti o a cualquiera que desee ocupar el lugar que le corresponde entre los mensajeros de Dios. Piensa en lo que esto significa. estabas ciertamente equivocado al creer que se te estaba exigiendo algún sacrificio. De acuerdo con el Plan de Dios tan solo puedes recibir, sin jamás perder nada, hacer sacrificio alguno o morir.
Tratemos ahora de encontrar esa dicha que nos demuestra a nosotros, así como a todo el mundo, lo que la Voluntad de Dios dispone para nosotros. Tu función es encontrarla aquí, y encontrarla ahora. Para eso viniste. ¡Ojalá que hoy sea el día en que lo logres! 
Busca en lo profundo de tu ser, sin dejarte desanimar por los pensamientos pueriles y metas absurdas que pasas de largo a medida que asciendes para encontrarte con el Cristo en ti.
Él estará allí. Y tú puedes llegar a Él ahora. ¿Qué otra cosa preferirías contemplar en lugar de Aquel que aguarda para que tú lo contemples? ¿Qué pensamiento pueril podría detenerte?
¿Qué meta absurda podría impedirte triunfar cuando es Dios Mismo Quien te llama?
Él estará allí. Eres esencial en Su plan. Hoy eres Su mensajero. y tienes que encontrar lo que Él quiere que des. No te olvides de la idea de hoy entre las sesiones de práctica de cada hora. Es tu Ser Quien te llama hoy. Y es a Él a Quien respondes cada vez que te dices a ti mismo que eres esencial en el plan de Dios para la salvación del mundo.   

   



















jueves, 22 de mayo de 2014

LECCIÓN 99 Dios sigue siendo Amor,El mundo del dolor no es su Voluntad

EL CURSO TE ESCOJE A TI....TU DECIDES CUANDO...


La salvación es mi única función aquí.


La salvación y el perdón son lo mismo. Ambas cosas implican que algo anda mal, algo de lo cual es necesario que se nos salve y se nos perdone; algo impropio que necesita corrección; algo aparte o diferente de la Voluntad de Dios. Ambos términos, por lo tanto, implican algo totalmente imposible, pero que, sin embargo, ha ocurrido, dando lugar a un estado de aparente conflicto entre lo que es y y lo que nunca podría ser.
La verdad y las ilusiones están ahora a la par, pues ambas han ocurrido. Lo imposible se convierte en aquello de lo que se te necesita salvar y perdonar. La salvación se convierte ahora en la zona fronteriza entre la verdad y las ilusiones. Refleja la verdad porque es el medio a través del cual puedes escaparte de las ilusiones. No obstante, no es la verdad porque cancela lo que nunca ocurrió.
  

¿Cómo podría haber un punto de encuentro en el que la tierra y el Cielo se pudiesen reconciliar dentro de una mente en la que ambos existen? La mente que ve ilusiones piensa que éstas son reales. 
Existen en cuanto que son pensamientos. Sin embargo, no son reales porque la mente que piensa estos pensamientos se encuentra separada de Dios.
¿Qué podría unir a la mente y a los pensamientos separados con la Mente y el Pensamiento que están eternamente unidos?
¿Qué  plan podría reconocer las necesidades que plantean las ilusiones y proponer medios con los que eliminarlas sin ataque o ápice alguno de dolor, y no violar la verdad? ¿Qué podría ser este plan sino un Pensamiento de Dios mediante el cual se pasa por alto lo que nunca ocurrió y se olvidan los pecados que nunca fueron reales?

El Espíritu Santo conserva este plan de Dios en la Mente de Dios y en la tuya, exactamente como lo recibió de Él. Dicho plan no tiene nada que ver con el tiempo toda vez que su Fuente es intemporal. No obstante, opera dentro del tiempo debido a tu creencia de que el tiempo es real. El Espíritu Santo contempla impasible lo que tú ves: el pecado, el dolor y la muerte, así como la aflicción, la separación y la pérdida. Mas Él sabe que hay algo que no puede sino seguir siendo verdad: que Dios sigue siendo Amor, y que eso que ves no es Su Voluntad.  

Éste es el pensamiento que lleva las ilusiones a la verdad, donde las ve como apariencias tras las cuales se encuentra lo inmutable y lo seguro. Éste es el pensamiento que salva y perdona, pues no pone su fe en lo que no fue creado por la única Fuente que conoce. Éste es el Pensamiento cuya función es salvar asignándote a ti su función. La salvación es tu función, junto con Aquel a Quien se le confió el plan. Ahora se te confía a ti junto con Él. Él tiene una respuesta para todas las apariencias sea cual sea la forma., el tamaño, el volumen o los atributos que parezcan tener, y es ésta:

La salvación es ni única función aquí.
Dios sigue siendo Amor, y esto no es Su
Voluntad.




Tú que aún has de obrar milagros, asegúrate de practicar bien la idea de hoy. Trata de percibir la fuerza de lo que dices, pues en esas palabras radica tu libertad. Tu Padre te ama. El mundo del dolor no es su Voluntad. Perdónate a ti mismo el pensamiento de que eso fue lo que Él deseó para ti. Deja entonces que el Pensamiento con Él que reemplazó todos tus errores se adentre en los sombríos lugares de tú mente que pensó los pensamientos que nunca fueron Su Voluntad.
Esa parte de tu mente le pertenece a Dios, al igual que el resto.
Dicha parte no tiene pensamientos solitarios, ni los hace reales ocultándolos de Él. Deja pasar la luz , y ningún obstáculo te impedirá ver lo que Él dispone para ti. Pon al descubierto tus secretos ante Su benévola luz y observa cuán intenso es el fulgor con el que dicha luz todavía resplandece sobre ti. Practica con Su pensamiento hoy, y deja que Su luz busque e ilumine todo rincón tenebroso, y que al brillar a través de ellos los una el resto. La Voluntad de Dios es tener solamente un Hijo. La Voluntad de Dios es que Su único Hijo eres tú. 
Reflexiona sobre estas cosas durante las practicas de hoy, y da comienzo a la lección que vamos a aprender hoy con estas instrucciones relativas a la verdad:

La salvación es mi única función aquí
La salvación y el perdón son lo mismo.



Dirígete entonces a Aquel  que comparte contigo tu función aquí, y permítele que te enseñe lo que necesitas aprender para poder dejar de lado todo miedo y reconocer a tu Ser como un amor que no tiene opuesto en ti. 
Perdona todo pensamiento que se oponga a la verdad de tu compleción, unidad y paz. No puedes perder los regalos que tu Padre te dio. No es tu deseo ser otro ser. No tienes ninguna función que no sea de Dios. Perdónate  a ti mismo la que crees haber inventando. El perdón y la salvación son lo mismo. Perdona lo que inventaste y te habrás salvado:

La salvación es mi única función aquí.
Dios sigue siendo Amor, y esto no es Su
Voluntad


La única función que tienes te dice que eres uno. Recuérdate esto a ti mismo durante los intervalos de tiempo que transcurren entre los períodos en que das cinco minutos para compartirlos con Aquel que comparte el plan de Dios contigo. Recuérdate a tu mismo lo siguiente:




La salvación es mi única función aquí.



De esta manera, depositas el perdón en tu mente y dejas que todo temor sea suavemente descartado, para que el amor pueda encontrar el lugar donde le corresponde estar en ti y mostrarte que Tú eres el Hijo de Dios.














  


jueves, 6 de marzo de 2014

Lección 98 He aquí una oferta que garantiza tu total liberación de cualquier clase de dolor y una dicha que no es de este mundo. Puedes intercambiar una pequeña parte de tu tiempo por paz interior y certeza de propósito, con la promesa de que triunfarás. Y puesto que el tiempo no tiene significado, se está dando todo a cambio de nada. He aquí un trato en el que no puedes perder. Y lo que ganas es en verdad ilimitado.

EL CURSO TE ESCOJE A TI....TU DECIDES CUANDO...


Aceptaré el papel que me corresponde 
en el plan de Dios para la salvación.


Hoy es un día de una consagración especial. Hoy vamos a adoptar una postura firme en favor de un solo bando. Nos vamos a poner de parte de la verdad y a abandonar las ilusiones. 
No vacilaremos entre una cosa y otra, sino que adoptaremos una firme postura en favor de Dios.
Hoy nos vamos a consagrar a la verdad, y a la salvación tal como Dios la planeó. No vamos a alegar que es otra cosa ni a buscarla donde no está. La aceptaremos gustosamente tal como es, y desempeñaremos el papel que Dios nos asignó.
¡Qué dicha tener certeza! Hoy dejamos de lado todas nuestras dudas y nos afianzamos en nuestra postura, seguros de nuestro propósito y agradecidos de que la duda haya desaparecido y la certeza haya llegado.
Tenemos una importante función que desempeñar y se nos ha provisto de todo cuanto podamos necesitar para alcanzar la meta. Ni una sola equivocación se interpone en nuestro camino. Hemos sido absueltos de todo error. Hemos quedado limpios de todos nuestros pecados al habernos dado cuenta de que no eran sino errores.
Los que están libres de culpa no tienen miedo, pues están a salvo y reconocen su seguridad. No recurren a la magia, ni ingenian posibles escapatorias de amenazas imaginarias y deprovistas de realidad. 
Descansan en la serena certeza de que llevarán a cabo lo que se les encomiende hacer. No ponen en duda su propia capacidad porque saben que cumplirán debidamente su función en el momento y lugar perfectos. Ellos adoptaron la postura que nosotros vamos a adoptar hoy, a fin de que pudiésemos compartir su certeza y aumentarla mediante nuestra aceptación.
Todos aquellos que adoptaron la postura que hoy vamos a adoptar nosotros estarán a nuestro lado y nos transmitirán gustosamente todo cuanto aprendieron, así como todos sus logros. Los que todavía no están seguros también se unirán a nosotros y, al compartir nuestra certeza, la reforzarán todavía más. Y los que aún no han nacido, oirán la llamada que nosotros hemos oído, y la contestarán cuando hayan venido a elegir de nuevo. Hoy no elegimos sólo para nosotros.
¿No vale la pena acaso dedicar cinco minutos de tu tiempo cada hora a cambio de poder aceptar la felicidad que Dios te dio?
¿No vale la pena acaso dedicar cinco minutos de cada hora a fin de reconocer cual es tu función especial aquí? ¿Qué son cinco minutos si a cambio de ello puedes recibir algo tan grande que es inconmensurable? Has hecho por lo menos mil tratos en los que saliste perdiendo.
He aquí una oferta que garantiza tu total liberación de cualquier clase de dolor y una dicha que  no es de este mundo. Puedes intercambiar una pequeña parte de tu tiempo por paz interior y certeza de propósito, con la promesa de que triunfarás. Y puesto que el tiempo no tiene significado, se está dando todo a cambio de nada. He aquí un trato en el que no puedes perder.
Y lo que ganas es en verdad ilimitado.
Ofrécele  hoy tu modesta dádiva de cinco minutos cada hora,.
Él impartirá a las palabras que utilices al practicar  con la idea de hoy la profunda convicción
y firmeza de las que tú careces. Sus palabras se unirán a las tuyas y harán de cada repetición de la idea de hoy una absoluta consagración, hecha con fe tan perfecta y segura como la que Él tiene en ti. La confianza que Él tiene en ti impartirá luz a todas las palabras que pronuncies, e irás más allá de su sonido a lo que verdaderamente significan. Hoy practicas con Él mientras dices:


Aceptaré el papel que me corresponde en el plan de
Dios para la salvación.



En cada uno de los períodos de cinco minutos que pases con Él, Él aceptará tus palabras y te las devolverá radiantes de una fe y confianza tan grandes e inquebrantables que iluminarán el mundo con esperanza y felicidad. No dejes pasar ni una sola oportunidad de ser feliz receptor de Sus regalos, para que a tu ves puedas dárselos hoy al mundo.

Ofrécele las palabras y Él se encargará del resto. Él te ayudará a entender tu función
especial. Él allanará el camino que te conduce a la felicidad, y la paz y la confianza serán Sus regalos, Su respuesta a tus palabras. Él responderá con toda Su fe, dicha y y certeza que lo que dices es verdad. Y entonces gozarás de la misma convicción de que goza Aquel que conoce tu función en la tierra así como en el Cielo. Él estará contigo durante cada sesión de práctica que compartas con Él, e intercambiará cada instante de tiempo que le ofrezcas por intemporabilidad y paz.
Pasa la hora preparándote felizmente para los próximos cinco minutos que vas a volver a pasar con Él. 
Repite la idea de hoy mientras esperas la llegada de ese feliz momento. Repítela  a menudo y no te olvides de que cada vez que lo haces, preparas a tu mente para el feliz momento que se acerca.

Y cuando la hora haya transcurrido y Él esté ahí una vez más para pasar otro rato contigo, siéntete agradecido y deja a un lado toda tarea mundana, pensamiento insignificante o idea restrictiva, y pasa feliz, un rato en Su compañía otra vez. Dile una vez más que aceptas el papel que Él quiere que asumas y que te ayudará a desempeñar, y Él hará que estés seguro de que deseas tomar esa decisión, la cual Él ya ha tomado contigo y tú con Él.






  










  










domingo, 2 de febrero de 2014

Lección 97 Espíritu soy, un santo Hijo de Dios;libre de toda limitación, a salvo, sano y pleno."Libre para perdonar y libre para salvar al mundo.

EL CURSO TE ESCOJE A TI....



 SOY ESPÍRITU


La idea de hoy te identifica a ti con tu único Ser. No acepta una identidad dividida, ni trata de formar una unidad entrelazando factores opuestos. Simplemente declara la verdad. Practica hoy esta verdad tan a menudo como puedas, pues extraerá a tu mente del conflicto y la llevará a los serenos campos de la paz.
Ni el más leve escalofrío de miedo hará acto de presencia, pues habrá sido absuelta de la locura  al haber abandonado la ilusión de una identidad dividida.
Volvemos a declarar la verdad acerca de tu Ser, el santo Hijo de Dios que mora en ti, a Cuya mente le ha sido restituida la cordura. Tu eres el espíritu  que ha sido amorosamente dotado d todo el Amor
la paz y la dicha de tu Padre. Tu eres el espíritu  que completa a Dios Mismo y que comparte con Él Su función de Creador. Él está siempre contigo, tal como tu estás con Él.

Hoy trataremos de acercar la realidad  de tu mente todavía más.
Cada que prácticas, te vuelves cuando menos un poco más consciente, ahorrando en algunas ocasiones mil años o más. Los minutos que dedicas se multiplican una y otra vez, pues el milagro hace uso del tiempo, pero no está regido por el. La salvación  es un milagro, el primero y el último; el primero que es el último pues es uno.
Tú eres el espíritu en cuya mente mora el milagro en el que el tiempo se detiene; el milagro en el que un minuto que se dedique a la practica de estas ideas se convierte en un lapso de tiempo ilimitado e infinito. Da pues, gustosamente estos minutos, y cuenta con Aquel que prometió infundirlos de intemporabilidad. 
Él respaldará con toda Su fortaleza cada pequeño esfuerzo que hagas. Concédele  hoy los minutos que Él  necesita para poder ayudarte a entender con Él  que tú eres el espíritu que mora en Él y que hace un llamamiento a todas las cosas vivientes a través de Su Voz; el espíritu que ofrece Su visión a todo aquél que se la pide y que reemplaza el error con la simple verdad.
El Espíritu Santo se regocijará de tomar cinco minutos de cada hora de tu tiempo para llevarlos alrededor de este mundo afligido donde el dolor y la congoja parecen reinar. No pasará por alto ni una sola mente receptiva que esté dispuesta a aceptar los dones de curación que esos minutos brindan, y los concederá allí donde Él sabe que han de ser bien recibidos. Y su poder sanador aumentará da vez que alguien los acepte como sus propios pensamientos y los use para curar.
De está manera, cada ofrenda que se le haga se multiplicará miles de veces y decenas de miles más.Y cuando te sea devuelta, sobrepasará en poderío la pequeña ofrenda que hiciste, en forma parecida a como el resplandor  del sol es infinitamente más potente que el pequeño destello que emite la luciérnaga en un fugaz instante antes de apagarse. El constante fulgor de esta luz permanecerá y  te guiará más allá de las tinieblas, y jamás podrás olvidar el camino otra vez.

Comienza con estos gratos ejercicios con las palabras que el Espíritu santo te dice, y deja que su eco reverbere por todo el mundo a través de Él:

Espíritu soy, un santo Hijo de Dios;libre de toda
limitación, a salvo, sano y pleno."Libre para perdonar 
y libre para salvar al mundo.

Expresando a través de ti, el Espíritu Santo aceptará este regalo que recibiste de Él, aumentará su poder y te lo devolverá.
Ofrécele  hoy gustosamente cada sesión  de práctica. Y Él te hablará, recordándote que eres espíritu, uno con Él y con Dios, uno con tus hermanos  y con tu Ser . Escucha las seguridades que te da cada vez que pronuncias las palabras que Él te ofrece hoy, y permite que Él le diga a tu mente que son verdad. Utilízalas contra cualquier tentación, evita las lamentables consecuencias que la tentación trae consigo si sucumbes a la creencia de que eres otra cosa. El Espíritu Santo te brinda paz hoy. Recibe Sus palabras, y ofréceselas a Él. 




   
















jueves, 31 de octubre de 2013

LECCIÓN 96 La salvación procede de mi único Ser

EL CURSO TE ESCOJE A TI....TU DECIDES CUANDO



La salvación procede de mi único Ser


Aunque eres un solo Ser, te percibes a ti mismo como si fueses dos: bueno y malo, lleno de amor y de odio, mente y cuerpo.
Esta sensación de estar dividido en dos estados opuestos da lugar a un constante y agudo conflicto, y conduce a desesperados intentos de reconciliar los aspectos contradictorios de esa auto-percepción. Has buscado muchas de estas soluciones reconciliatorias, pero ninguna de ellas te ha dado resultado. Los opuestos que percibes en ti jamás serán compatibles. Tan solo uno de ellos existe.
Si has de salvarte, tienes que aceptar el hecho de que, por mucho que lo intentes, la verdad y lo ilusorio no pueden reconciliarse, independientemente de los medios que utilices o de dónde percibas el problema. Hasta que no aceptes esto, irás en pos de un sinnúmero de metas irrealizables, desperdiciarás el tiempo, tus esfuerzos serán en vano, fluctuarás entre la esperanza y la duda, y cada intento será tan fútil como el anterior y tan inútil como sin duda alguna habrá de ser el siguiente.
Los problemas que no tienen sentido no se pueden resolver dentro del marco en que se han planteado. Dos seres en conflicto supone una condición que no se puede resolver, y no puede haber tampoco un punto de encuentro entre el bien y el mal. El ser que tú fabricaste jamás podrá ser tu Ser, ni tampoco puede tu Ser dividirse en dos y seguir siendo lo que es y lo que no puede sino ser eternamente. 
Una mente y un cuerpo no pueden ambos coexistir. No trates de reconciliarlos, pues cada uno de ellos niega que el otro sea real.  Si eres lo físico, tu mente desaparece del concepto que tienes de ti mismo, pues no tiene un lugar en el que realmente pueda ser parte de ti. Si eres espíritu, el cuerpo es entonces el que no tiene ninguna sentido a tu realidad.  
La mente es el medio del que el espíritu se vale para expresarse a Sí Mismo. Y la mente que sirve al espíritu está en paz  y llena de gozo. Deriva su poder del espíritu y desempeña gustosamente su función aquí. La mente puede por otro lado, verse también a si misma divorciada del espíritu y percibe como dentro de un cuerpo al que confunde consigo misma. Sin su función, pues, no tiene paz, y la felicidad se vuelve algo ajeno a su pensamiento.

Más una mente separada del espíritu no puede pensar. Ha negado la Fuente de su Fortaleza, y se considera a sí misma desvalida, limitada y débil. Desasociada ahora de su función, cree estar sola y separada, atacada por ejércitos que se organizan contra ella; cree así mismo estar oculta en la frágil estructura del cuerpo, Ahora tiene que reconciliar lo que es diferente con lo que es lo mismo, pues para eso es para lo que piensa que es.
No pierdas más tiempo en esto, ¿Quién los insensatos conflictos que los sueños presentan?¿Qué significado podría tener en verdad su resolución?¿Qué objeto tendría?¿De qué serviría?. La salvación no puede hacer que las ilusiones sean reales, ni tampoco resolver un problema que no existe. Tal vez albergas la esperanza de que puede. Más ¿querrías que el plan de Dios para la liberación de Su amado Hijo le causase dolor a éste y además no lo liberase?  
Tu Ser aún conserva Sus pensamientos, los cuales permanecen dentro de tu mente y en la Mente de Dios. El Espíritu Santo conserva la salvación en tu mente y le ofrece un camino de la paz. La salvación es un pensamiento que compartes con Dios porque Su Voz lo acepto por ti y respondió en tu nombre que se había consumado. De ésta manera, la salvación está salvaguardada entre los pensamientos que tu Ser aprecia y abriga por ti con amor.


Hoy intentamos localizar este pensamiento, cuya presencia en tu mente está garantizada por Aquel que te habla desde tu único Ser. 
Nuestras prácticas de cinco minutos cada hora estarán dedicada a buscar este Ser en tu mente.
La salvación procede de Él a través de Aquel que es el puente entre tu mente y Él. Espera pacientemente y deja que Él te hable acerca de tu Ser y de lo que tu mente puede hacer una vez que haya sido restituida a Éste y se encuentre libre para servir Su Voluntad.
Comienza diciendo lo siguiente:




La salvación procede de mi único Ser. Sus pensamientos están a mi disposición.


Luego busca Sus pensamientos, y reclámalos como tuyos . Son tus pensamientos reales, los cuales has negado mientras dejabas que tu mente vagase por un mundo de sueños en busca de ilusiones que lo substituyesen. He aquí tus pensamientos , los únicos que tienes. La salvación se encuentra en ellos. Hállala allí. Si tienes éxito, los pensamientos que se te ocurran te dirán que te has salvado y que tu mente ha encontrado la función que procuró perder. Tu Ser le dará la bienvenida y la colmará de paz. Una vez que su fortaleza haya sido restaurada, tu mente podrá fluir de nuevo 
desde su espíritu al espíritu de todas las cosas creadas por el Espíritu Santo a semejanza de Si Mismo. Tu mente bendecirá todas las cosas. Una vez que la confusión haya cesado, quedarás restaurado, pues habrás hallado tu Ser.
Tu Ser sabe que hoy no puedes fracasar. Tal vez tu mente siga dudándolo por un rato, pero no te dejes desanimar por ello.Tu Ser conservará para ti la dicha que experimenta, y gozarás de ella con plena conciencia. Cada vez que dedicas cinco minutos de cada hora a buscar a Aquel que une tu mente con tu Ser, le ofreces un tesoro adicional para que lo salvaguarde para ti.
Cada vez que le dices hoy a tu agitada mente que tu salvación procede de tu único Ser , añades otro tesoro más a tu creciente almacén. Y éste se le da su totalidad a todo aquel que lo pida y acepte el regalo. Piensa , pues, cuánto  se te está dando este día para que lo des, de manera que se te pueda dar a ti.



























viernes, 27 de septiembre de 2013

LECCIÓN 95

No olvides que Jesús se está comunicando con éste curso...



SOY UN SOLO SER UNIDO A MI CREADOR.

La idea de hoy te describe exactamente tal como dios te creó, Eres uno solo contigo mismo y uno solo con Él. Tuya es la unidad de toda la creación. Tu perfecta unidad hace que cualquier cambio en ti sea imposible.No aceptas esto, ni te das cuenta de que no puede sino ser verdad, debido únicamente a que crees que ya has efectuado el cambio en ti.
Crees ser una ridícula parodia de la creación de Dios: débil, perverso, lleno de fealdad y de pecado, abatido por la miseria y agobiado por el dolor. Tal es la versión que tienes de ti mismo: un ser dividido en muchas partes conflictivas y separadas de Dios que a duras penas se mantienen unidas por su errático y caprichoso hacedor, a quien rezas. Él no oye tus rezos, pues es sordo. No ve tu unidad, pues es ciego. No entiende que tú eres el Hijo de Dios, pues es insensato y no comprende nada.
Hoy trataremos de ser conscientes únicamente de lo que puede oír y ver, y tiene perfecto sentido. una vez más, la meta de nuestros ejercicios será llegar hasta tu único Ser, el Cual está unido a su Creador. Lleno de paciencia y esperanza, hoy volveremos a tratar de llegar hasta Él.

Dedicar los primeros cinco minutos de cada hora de vigilia a practicar la idea del día te ofrece ciertas ventajas en la etapa de aprendizaje en la que te encuentres ahora. Es muy difícil a estás alturas evitar que la mente divague si se le somete a largos períodos de práctica. Seguramente ya te habrás percatado de esto. 
Has visto cuán grande es tu falta de disciplina mental y la necesidad que tienes de entrenar tu mente.
Es necesario que reconozcas esto, pues ciertamente es un obstáculo para tu progreso.
Las sesiones de práctica más cortas y más frecuentes te ofrecen otras ventajas en este momento.Además de haber reconocido cuán difícil te resulta mantener tu atención fija por largos intervalos, tienes también que haber notado que, a no ser que se te recuerde frecuentemente tu propósito, tiendes a olvidarte de él por largos períodos de tiempo. A menudo te olvidas de llevar a cabo las aplicaciones cortas de la idea del día, y aún no has formado hábito de utilizar la idea como respuesta automática a cualquier tentación.
Es necesario, pues,que, a estas alturas , dispongas de cierta estructura en la que se incluyen recordatorios frecuentes de tu objetivo  e intentos regulares de alcanzarlo. La regularidad en cuanto al horario , no es el requisito ideal para la forma más beneficiosa de practicar la salvación. Es algo ventajoso, no obstante, para aquellos cuya motivación es inconsistente y cuyas defensas contra el aprendizaje son todavía muy  fuertes.
Continuaremos, por lo tanto, con nuestras sesiones de práctica de cinco minutos cada hora por algún tiempo, y se te exhorta a que omitas las menos posibles. Utilizar los primeros cinco minutos de cada hora te resultará especialmente útil, ya que ello impone una estructura más firme. no obstante , no utilices tus desviaciones de este horario como una excusa para no volver a adherirte a el tan pronto como puedas. puede que te sientas tentado de considerar el día como perdido simplemente porque dejaste de hacer lo que se requería de ti. Esto, no obstante, se debe reconocer sencillamente como lo que es: una renuencia por tu parte a permitir que el error sea corregido y una falta de buena voluntad para tratar de nuevo.
Tus errores no pueden hacer que El Espíritu Santo se demore en impartir Sus enseñanzas. Solo tu renuencia a desprenderte de ellos puede hacerlo.
Resolvamos, por consiguiente, especialmente durante los próximos siete u ocho días, estar dispuestos a perdonarnos a nosotros mismos nuestra falta de diligencia y el no seguir al pie de la letra las instrucciones que nos dan para practicar la idea del día. Esta tolerancia con la debilidad nos permitirá pasarla por alto, en lugar de otorgarle el poder de demorar nuestro aprendizaje. Si le otorgamos ese poder, creeremos que es fortaleza, y estaremos confundiendo la fortaleza con la debilidad.
Cuando no cumples con los requisitos de este curso, estás simplemente cometiendo un error. Y  lo único que ello requiere es corrección. Permitir que el error siga repitiéndose es cometer errores adicionales, que se basan en el primero y que lo refuerzan. Éste es el proceso que debes dejar a un lado, pues no es sino otra manera de defender las ilusiones contra la verdad.
Deja atrás todos estos errores reconociéndolos simplemente como lo que son: intentos de mantener alejado de tu conciencia el hecho de que eres un solo Ser, unido a tu Creador, uno con cada aspecto de la creación y dotado de una paz y un poder infinitos. Esto es la verdad y nada más lo es. Hoy volveremos a afirmar esta verdad y a tratar de llegar a aquel lugar en ti donde no existe la menor duda de que sólo es verdad.
Comienza las sesiones de práctica de hoy con la siguiente garantía y ofrécesela a tu mente con toda la certeza de que puedas hacer acopio:


Soy un solo ser, unido a mi Creador, uno con cada aspecto de la creación, y dotado de una paz y un poder infinitos.


Luego cierra los ojos y repítela otra vez para tus adentros, lentamente y a conciencia, tratando de dejar que el significado de las palabras  penetre en tu mente y reemplace todas tus ideas falsas:
Soy un solo Ser 

Repite esto varias veces y luego trata de experimentar lo que las palabras quieren decir. 
Eres un solo Ser, unificado y a salvo en la luz, la dicha y la paz.. Eres el Hijo de Dios, un solo Ser, con un solo Creador y un solo objetivo:Brindar a todas las mentes la conciencia de esta unidad, de manera que la verdadera creación pueda extender la Totalidad y Unidad de Dios. Eres un solo Ser, completo, sano y pleno, con el poder de levantar el velo de tinieblas que se abate sobre el mundo y dejar que la luz que mora en ti resplandezca a fin de enseñarle a éste la verdad de lo que eres.
Eres un solo Ser , en perfecta armonía con todo lo que existe y con todo lo que jamás existirá. Eres un solo Ser, el Santo Hijo de Dios, unido a tus hermanos en ese Ser y unido a tu Padre en Su Voluntad. Siente a este único Ser en ti, y deja que su resplandor disipe todas las ilusiones y dudas. Éste es tu Ser, el Hijo de Dios Mismo, impecable como su Creador, Cuya fortaleza mora en ti y Cuyo Amor es eternamente tuyo.Eres un solo Ser , y se te ha concedido poder sentir este Ser dentro de ti y expulsar todas las ilusiones fuera de la única Mente que es ese Ser, la santa verdad en ti.
No te olvides hoy. Necesitamos tu ayuda, el pequeño papel que te corresponde desempeñar para brindar felicidad a todo el mundo. Y el Cielo te contempla sabiendo que hoy vas a intentarlo. Comparte, por lo tanto, su certeza con él, pues es tuya.
Mantente alerta. No te olvides hoy. Recuerda tu objetivo a lo largo del día. Repite la idea de hoy tan a menudo como puedas, comprendiendo que cada vez que lo haces, alguien oye la voz de la esperanza, el alborear de la verdad en su mente y el sereno batir de las alas de la paz.
Tu propio reconocimiento de que eres un solo Ser, unido a tu Padre, es un llamamiento a todo el mundo para que se una a ti.  
Asegúrate de extender la promesa de la idea de hoy a todo aquel con quien te encuentres en este día diciéndole:


Tu y yo somos un solo Ser, unidos con nuestro Creador en este Ser. 
Te honro por razón de lo que soy, y de lo que es Aquel que nos ama a ambos cual uno solo





   


   


  

   



















  

martes, 20 de agosto de 2013

LECCIÓN 94 .- SOY TAL COMO DIOS ME CREÓ

EL CURSO TE ESCOJE A TI....YA ES CUANDO...


"Soy tal como Dios me creó"

Hoy continuamos con la idea que nos brinda total salvación; la afirmación que hace que toda forma de tentación sea impotente; el pensamiento que silencia al ego y lo desarma por completo. Eres tal como Dios te creó. Esta idea acalla todos los sonidos de este mundo, hace que sus vistas desaparezcan y borra para siempre todos los pensamientos que él jamás haya tenido. Con esta idea se alcanza la salvación. Con esta idea se restaura la cordura.
La verdadera luz es fortaleza, y la fortaleza es impecabilidad. Si sigues siendo tal como Dios te creó, tienes que ser fuerte, y la luz tiene que encontrarse en ti. Aquel que se aseguró de que fueses impecable, tiene que ser necesariamente la garantía de tu fortaleza y tu luz. Eres tal como Dios te creó. Las tinieblas no pueden ensombrecer la gloria del Hijo de Dios. Te encuentras en luz, firme en la impecabilidad en la que fuiste creado y en la que permanecerás por toda la eternidad.
Hoy volveremos a dedicar los primeros cinco minutos de cada hora de vigilia a intentar sentir la verdad que se encuentra en ti. Comienza estos periodos de búsqueda con estas palabras:


Soy tal como Dios me creó
Soy Su Hijo eternamente. 


Trata ahora de llegar hasta el Hijo de Dios en ti. Éste es el Ser que jamás pecó ni forjó una imagen para reemplazar a la realidad. Éste es el Ser que jamás abandonó Su morada en el seno de Dios para irse a deambular por el mundo. Éste es el Ser que no conoce el miedo, ni puede concebir lo que es la pérdida, el sufrimiento o la muerte.

Para alcanzar este objetivo no se requiere nada de ti, excepto que dejes a un lado todos los ídolos e imágenes de ti mismo, que vayas más allá de todos los atributos tanto buenos como malos que te hayas adjudicado a ti mismo y que aguardes la verdad con queda expectación. Dios Mismo ha prometido que ésta le será revelada a todo aquel que la pida. Tú la estás pidiendo ahora.
No puedes fracasar porque Él no puede fracasar.
Si no cumples con el requisito de practicar durante los primeros cinco minutos de cada hora, por lo menos recuerda decirte a ti mismo una vez por hora:


Soy tal como Dios me creó.
Soy Su Hijo eternamente.   




Haz todo lo posible hoy por llevar a cabo los ejercicios que se deben hacer cada hora. Cada sesión de práctica será un paso gigantesco hacia tu liberación, y un hito en el proceso de aprender el sistema de pensamiento que este curso postula.