Follow by Email

miércoles, 16 de agosto de 2017

La Importancia del Agua en tu Salud

La Importancia del Agua en tu Salud: Quizá sepas que el agua es muy importante para tu salud y para lucir bien. Pero… ¿por qué?, ¿qué efectos tiene el agua en tu cuerpo? ¡Nosotros tenemos las respuestas!

EL CURSO TE ESCOJE A TI....

jueves, 6 de julio de 2017

Lección 104 Busco únicamente lo que en realidad me pertenece

EL CURSO TE ESCOJE A TI.... TU DECIDES CUANDO.



BUSCO ÚNICAMENTE LO QUE EN REALIDAD ME PERTENECE




La idea de hoy continúa con el tema de que la dicha y la paz no son sueños vanos.
Tienes derecho a ellos por razón de lo que eres.
Te llegan procedentes de Dios, Quien no puede dejar de darte lo que Él dispone.
Pero primero tiene que haberse preparado un lugar donde recibir sus dones. 
Pues estos no son bien acogidos por la mente que ha aceptado los regalos que ella misma fabricó 
allí donde sólo a los de Dios les corresponde estar.
Hoy queremos deshacernos de cuanto regalo inútil nosotros mismos hayamos fabricado y depositado ante el santo altar donde sólo los dones de Dios les corresponde estar.
Sus dones son los que en verdad son nuestros. Sus dones son los que heredamos desde antes de que el tiempo comenzara, y los que seguirán siendo nuestros después de que el tiempo haya pasado a ser eternidad. Sus dones son los que se encuentran en nosotros ahora, pues son intemporales.
Y no tenemos que esperar a que sean nuestros. "SON NUESTROS HOY"  
Elegimos, por lo tanto, tenerlos ahora, sabiendo que al elegirlos en lugar de lo que nosotros mismos hemos fabricado, no estamos sino uniendo nuestra voluntad a la de Dios y reconociendo que ambas disponen lo mismo.Nuestros periodos de práctica más prolongados de hoy, los cinco minutos que cada hora le dedicamos a la verdad para tu salvación, deben comenzar con lo siguiente;


 Busco únicamente lo que en verdad me pertenece,
y la dicha y la paz son mi herencia
(Te recuerdo repetir esto cada hora durante 5 minutos.)





Deja a un lado entonces los conflictos mundanos que ofrecen otros regalos y otros objetivos que sólo pueden perseguirse en un mundo de sueños y que se componen de ilusiones, de las cuales dan testimonio.
Dejamos todo esto a un lado y, en su lugar, buscamos aquello que verdaderamente es nuestro cuando pedimos poder reconocer lo que Dios nos ha dado. Despejamos en nuestras mentes un santo lugar ante Su Altar, en el que Sus dones de paz y felicidad son bien recibidos y al que venimos a encontrar lo que Él nos ha dado. Venimos llenos de confianza hoy, conscientes de que lo que El da es lo que en verdad nos pertenece.Y ya no deseamos nada más, Pues no hay nada más que en verdad nos pertenezca.
De ésta manera despejamos hoy el camino para Él, al reconocer simplemente que Su Voluntad ya se ha cumplido y que la dicha y la paz nos pertenecen por se Sus eternos dones.No nos permitiremos perderlos de vista entre cada uno de los periodos en que venimos a buscarlos allí donde Él los depositó traeremos a la memoria el siguiente recordatorio tan a menudo como podamos.


BUSCO ÚNICAMENTE LO QUE EN VERDAD ME PERTENECE 
LO ÚNICO QUE QUIERO SON LOS DONES DE DICHA Y DE PAZ DE DIOS.  
(Te recuerdo repetir esto cada hora durante 5 minutos.)











jueves, 21 de enero de 2016

LECCIÓN 103 Comienza tus sesiones de práctica de hoy con esta asociación que corrige la falsa creencia de que Dios es miedo.

EL CURSO TE ESCOJE A TI....TU DECIDES CUANDO




Dios, al ser Amor, es también felicidad.



La felicidad es un atributo del Amor. No se puede separar de él ni experimentarse donde éste no está. El Amor no tiene límites, al estar en todas partes. La dicha, por consiguiente, está asimismo en todas partes . Más la mente puede negar que esto es así, al creer que hay brechas en el Amor por donde el pecado puede infiltrarse y acarrear dolor en lugar en lugar de dicha. Esta absurda creencia pretende limitar la felicidad al definir al Amor como algo limitado, e introducir desacuerdo en lo que no tiene limites ni opuestos.

De este modo, se asocia el miedo con el Amor, y sus resultados se convierten en el patrimonio de aquellas mentes que piensan que lo que han hecho es real. Estas imágenes, desprovistas de toda realidad, dan testimonio del temor a Dios, olvidándose de que, al ser Dios Amor, tiene que ser también dicha. Hoy trataremos nuevamente de llevar este error básico ante la verdad y de enseñarnos a nosotros mismos que:

Dios, al ser Amor, es también felicidad.
Tener miedo de Él es tener miedo de la dicha.


Comienza tus sesiones de práctica de hoy con esta asociación que corrige la falsa creencia de que Dios es miedo.Subraya así mismo que la felicidad es tu patrimonio por razón de lo que es Él.
  
Permite hoy que esta corrección sea colocada en tu mente en cada hora de vigilia. Da la bienvenida entonces a toda la felicidad que dicha corrección brinda a medida que la verdad reemplaza al miedo, y la dicha se convierte en lo que esperas ha de ocupar el lugar del dolor. Dado que Dios es Amor, se te concederá.  Refuerza esa esperanza a menudo a lo largo del día, y acalla todos tus temores con la siguiente expresión de certeza, la cual es benévola y completamente cierta:



Dios, al ser Amor, es también felicidad.
Y la felicidad es lo que busco hoy.
No puedo fracasar, pues lo que busco es la verdad.




  












     

domingo, 1 de marzo de 2015

Lección 102 Se feliz, pues tu única función aquí es la felicidad.

EL CURSO TE ESCOJE A TI....



"Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz"


Tu no quieres sufrir. Tal vez creas que el sufrimiento te puede aportar algo, y puede que e cierta medida todavía creas que te aporta algo que deseas. Esta creencia, no obstante, ha quedado sin duda quebrantada ahora, por lo menos lo suficiente para permitirte ponerla en duda ahora, por lo menos lo suficiente como para permitirte  ponerla en duda y empezar a sospechar que en realidad no tiene sentido. Aún no ha desaparecido, mas ya no tiene las raíces que en un tiempo la sujetaban con firmeza a los ocultos y tenebrosos recovecos de tu mente.
Hoy trataremos de disminuir aún más su debilitado agarre, y de darnos cuenta de que el dolor no tiene objeto, ni causa, ni poder alguno con que lograr nada. No puede aportarte nada en absoluto.
No te ofrece nada y no existe. Y todo lo que crees que te ofrece es tan inexistente como el. Has sido
de esclavo de algo que no es nada. Sé libre hoy de unirte a la feliz Voluntad  de Dios.
Durante varios días continuaremos dedicando nuestras sesiones de práctica a llevar a cabo ejercicios que han sido diseñados para ayudarte a encontrar la felicidad que la Voluntad de Dios ubicó en ti.Ahí se encuentra tu hogar y tu seguridad. 
Ahí se encuentra tu paz y ahí no hay miedo .Ahí se encuentra la salvación Ahí por fin encuentras descanso.
Da comienzo hoy a tus sesiones de práctica con esta declaración de que aceptas lo que la Voluntad de Dios dispone para ti.


Comparto con Dios Su Voluntad de que yo sea feliz.
Y acepto ahora la felicidad como mi función.



Busca entonces esa función en lo más recóndito de tu mente, pues ahí está esperando tan solo tu decisión. No puedes dejar de encontrarla una vez que te des cuenta de que esa es tú decisión y de que compartes con Dios Su Voluntad.

Se feliz, pues tu única función aquí es la felicidad. No tienes porque ser menos amoroso con el Hijo de Dios que Aquel Cuyo Amor lo creó tan amoroso como Él Mismo. Además de estos descansos de cinco minutos cada hora, haz frecuentes pausas hoy para decirte a ti mismo que ahora has aceptado la felicidad como tu única función aquí. Y ten por seguro que al hacer esto te estarás reuniendo a la Voluntad de Dios.
  














viernes, 31 de octubre de 2014

LECCIÓN 101 La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad. El pecado no existe ni tiene consecuencias.

EL CURSO TE ESCOJE A TI....tu decides cuando




La voluntad de Dios es mi perfecta felicidad


Hoy continuaremos con el tema de la felicidad, Esta idea es esencial para poder comprender el significado de la salvación.
Todavía crees que la salvación requiere que sufras como penitencia por tus "pecados". Pero no es así. No obstante, no podrás evitar pensar que lo es, mientras sigas creyendo que el pecado es real y que el Hijo de Dios puede pecar.
Si el pecado es real, entonces el castigo es justo e ineludible.
La salvación, por lo tanto, solo se puede obtener mediante el sufrimiento. Si el pecado es real,la felicidad no puede sino ser una ilusión, pues ambas cosas no pueden ser verdad. Los que pecan solo merecen muerte y dolor, y por eso es por lo que claman. Pues saben que eso es lo que les espera, y que los buscará y que en algún punto y en algún lugar los encontrará, de modo que puedan saldar la deuda que tienen con Dios. Debido a su terror, tratan de escaparse de Él. Más Él los seguirá persiguiendo y ellos no podrán escapar.
Si el pecado es real, la salvación tiene que ser el dolor. El dolor es el costo del pecado, y si el pecado es real el sufrimiento es inevitable. La salvación no puede sino ser temible, pues mata, aunque lentamente, y antes de otorgar el deseado favor de la muerte a las victimas que están casi en los huesos antes de haber sido apaciguada, los despoja de todo.Su ira es insaciable e inclemente, aunque totalmente justa.
¿Quién buscaría un castigo tan brutal? ¿Quién no huiría de la salvación, intentando por todos los medios ahogar la Voz  que se la ofrece? ¿Por qué habría de tratar de escuchar y aceptar su ofrecimiento? Si el pecado es real, lo que le ofrece es la muerte, que le inflige cruelmente para que esté a la par de los perversos deseos de donde nace el pecado. Si el pecado es real, la salvación se ha vuelto tu enemigo acérrimo, la maldición de Dios contra ti que crucificaste a Su Hijo.
     
Hoy necesitas las sesiones de práctica. Los ejercicios te enseñan que el pecado no es real y que todo lo que crees que inevitablemente ha de ocurrir como consecuencia de él jamás podrá suceder, pues carece de causa. Acepta la Expiación con una mente receptiva que no abrigue la creencia de que has hecho del Hijo de Dios un demonio. El pecado no existe . Practicaremos hoy este pensamiento tan a menudo como nos sea posible, pues es la base de la idea de hoy.

La Voluntad de Dios para ti es perfecta felicidad, toda vez el pecado no existe y el sufrimiento no tiene causa. La dicha es justa, y el dolor no es sino señal de que te has equivocado con respecto a ti mismo. No tengas miedo de la Voluntad de Dios .Por el contrario ampárate en ella con la absoluta confianza de que te liberará de todas las consecuencias que el pecado  ha forjado en tu febril imaginación. Di;


La Voluntad de Dios para mí es perfecta felicidad.
El pecado no existe ni tiene consecuencias.

Así es como debes dar comienzo a tus sesiones de práctica. Luego intenta otra vez encontrar la dicha que estos pensamientos le brindarán a tu mente.
Da gustosamente estos cinco minutos, para eliminar la pesada carga que te has echado encima al abrigar la demente creencia de que el pecado es real. Escápate hoy de la locura. Ya estás firmemente plantado en el camino que conduce a la libertad, y ahora la idea de hoy te da alas para acelerar tu progreso y esperanza para que vayas aún más de prisa hacia la meta de paz te aguarda.
El pecado no existe. Recuerda esto hoy, y repite en silencio tan a menudo como puedas.


La Voluntad de Dios para mi es perfecta felicidad
Ésa es la verdad. pues el pecado no existe.





lunes, 28 de julio de 2014

LECCIÓN 100 Tu dicha tiene que ser total, en tu risa oirán a Dios llamándoles.

EL CURSO TE ESCOJE A TI... TU DECIDES CUANDO ...


"MI PAPEL EN EL PLAN DE SALVACIÓN DE DIOS ES ESENCIAL"


Del mismo modo en que el Hijo de Dios completa a su Padre, así también tu papel  en el plan de tu Padre completa dicho plan. La salvación tiene que invertir la descabellada creencia en pensamientos y cuerpos separados, que viven vidas separadas y recorren caminos separados. Cuando mentes separadas comparten una sola función, se unen en un solo propósito, pues cada una de ellas es igualmente esencial para todas las demás.
La Voluntad de Dios para ti es perfecta felicidad. ¡¿Por qué habrías de querer ir en contra de Su Voluntad ? El papel que Él ha reservado para ti en el desarrollo de Su plan se te da para que puedas ser restituido a lo que Él dispone .Este papel es tan esencial para Su plan como para tu felicidad. Tu dicha tiene que ser total  para que aquellos a los que Él te envía puedan entender Su plan. Ellos verán su función en tu radiante faz, y en tu risa feliz oirán a Dios llamándoles.
Eres ciertamente esencial en el plan de Dios. Sin tu dicha, la de Suya no es total. 
Sin tu sonrisa, el mundo no se puede salvar.
Mientras la tristeza se abata sobre ti, la luz que el propio Dios designó como el medio para salvar al mundo se atenúa y pierde su fulgor, y nadie ríe porque toda risa no es sino el eco de la tuya.
Eres ciertamente esencial en el plan de Dios. Del mismo modo en que tu luz aumenta el fulgor de todas las luces que brillan en el Cielo, así también tu dicha en la tierra exhorta a todas las mentes a abandonar sus pesares y a ocupar su puesto junto a ti en el plan de Dios.
Los mensajeros de Dios rebosan de dicha, y su júbilo sana todo pesar y desesperación. Ellos son la prueba de que lo que la Voluntad de Dios dispone para todos los que aceptan los regalos de su Padre como propios es perfecta felicidad.
Hoy no permitiremos que la tristeza se abata sobre nosotros. Pues en tal caso, no estaríamos asumiendo el papel que tan esencial es para el plan de Dios y para nuestra visión. La tristeza es señal de que prefieres desempeñar otro papel en lugar del que Dios te ha encomendado. Y así, no le muestras al mundo cuán grande es la felicidad que Él dispone para ti, y, por consiguiente, no reconoces que ya dispones de ella.
Hoy trataremos de comprender que la dicha es nuestra función aquí. 


Si te dejas abatir por la tristeza, no solo no estarás cumpliendo tu función, sino que estarás privándote a ti mismo de dicha y al mundo también. Dios te pide que seas feliz para que el que ningún pesar menoscabe su dicha ni que ningún miedo lo acose y perturbe su paz. Tu eres hoy el mensajero de Dios. Brindas Su felicidad a todo aquel que contemplas y Su paz a todo aquel que al contemplarte ve Su mensaje en tu feliz semblante.
Hoy nos prepararemos para durante las sesiones de práctica de cinco minutos, dejando que la felicidad brote sobre nosotros tal como dispone la Voluntad de nuestro Padre y la nuestra.
Comienza los ejercicios con el pensamiento que la idea de hoy presenta. Luego comprende que tu papel es ser feliz. Esto es lo único que se te pide a ti o a cualquiera que desee ocupar el lugar que le corresponde entre los mensajeros de Dios. Piensa en lo que esto significa. estabas ciertamente equivocado al creer que se te estaba exigiendo algún sacrificio. De acuerdo con el Plan de Dios tan solo puedes recibir, sin jamás perder nada, hacer sacrificio alguno o morir.
Tratemos ahora de encontrar esa dicha que nos demuestra a nosotros, así como a todo el mundo, lo que la Voluntad de Dios dispone para nosotros. Tu función es encontrarla aquí, y encontrarla ahora. Para eso viniste. ¡Ojalá que hoy sea el día en que lo logres! 
Busca en lo profundo de tu ser, sin dejarte desanimar por los pensamientos pueriles y metas absurdas que pasas de largo a medida que asciendes para encontrarte con el Cristo en ti.
Él estará allí. Y tú puedes llegar a Él ahora. ¿Qué otra cosa preferirías contemplar en lugar de Aquel que aguarda para que tú lo contemples? ¿Qué pensamiento pueril podría detenerte?
¿Qué meta absurda podría impedirte triunfar cuando es Dios Mismo Quien te llama?
Él estará allí. Eres esencial en Su plan. Hoy eres Su mensajero. y tienes que encontrar lo que Él quiere que des. No te olvides de la idea de hoy entre las sesiones de práctica de cada hora. Es tu Ser Quien te llama hoy. Y es a Él a Quien respondes cada vez que te dices a ti mismo que eres esencial en el plan de Dios para la salvación del mundo.   

   



















jueves, 22 de mayo de 2014

LECCIÓN 99 Dios sigue siendo Amor,El mundo del dolor no es su Voluntad

EL CURSO TE ESCOJE A TI....TU DECIDES CUANDO...


La salvación es mi única función aquí.


La salvación y el perdón son lo mismo. Ambas cosas implican que algo anda mal, algo de lo cual es necesario que se nos salve y se nos perdone; algo impropio que necesita corrección; algo aparte o diferente de la Voluntad de Dios. Ambos términos, por lo tanto, implican algo totalmente imposible, pero que, sin embargo, ha ocurrido, dando lugar a un estado de aparente conflicto entre lo que es y y lo que nunca podría ser.
La verdad y las ilusiones están ahora a la par, pues ambas han ocurrido. Lo imposible se convierte en aquello de lo que se te necesita salvar y perdonar. La salvación se convierte ahora en la zona fronteriza entre la verdad y las ilusiones. Refleja la verdad porque es el medio a través del cual puedes escaparte de las ilusiones. No obstante, no es la verdad porque cancela lo que nunca ocurrió.
  

¿Cómo podría haber un punto de encuentro en el que la tierra y el Cielo se pudiesen reconciliar dentro de una mente en la que ambos existen? La mente que ve ilusiones piensa que éstas son reales. 
Existen en cuanto que son pensamientos. Sin embargo, no son reales porque la mente que piensa estos pensamientos se encuentra separada de Dios.
¿Qué podría unir a la mente y a los pensamientos separados con la Mente y el Pensamiento que están eternamente unidos?
¿Qué  plan podría reconocer las necesidades que plantean las ilusiones y proponer medios con los que eliminarlas sin ataque o ápice alguno de dolor, y no violar la verdad? ¿Qué podría ser este plan sino un Pensamiento de Dios mediante el cual se pasa por alto lo que nunca ocurrió y se olvidan los pecados que nunca fueron reales?

El Espíritu Santo conserva este plan de Dios en la Mente de Dios y en la tuya, exactamente como lo recibió de Él. Dicho plan no tiene nada que ver con el tiempo toda vez que su Fuente es intemporal. No obstante, opera dentro del tiempo debido a tu creencia de que el tiempo es real. El Espíritu Santo contempla impasible lo que tú ves: el pecado, el dolor y la muerte, así como la aflicción, la separación y la pérdida. Mas Él sabe que hay algo que no puede sino seguir siendo verdad: que Dios sigue siendo Amor, y que eso que ves no es Su Voluntad.  

Éste es el pensamiento que lleva las ilusiones a la verdad, donde las ve como apariencias tras las cuales se encuentra lo inmutable y lo seguro. Éste es el pensamiento que salva y perdona, pues no pone su fe en lo que no fue creado por la única Fuente que conoce. Éste es el Pensamiento cuya función es salvar asignándote a ti su función. La salvación es tu función, junto con Aquel a Quien se le confió el plan. Ahora se te confía a ti junto con Él. Él tiene una respuesta para todas las apariencias sea cual sea la forma., el tamaño, el volumen o los atributos que parezcan tener, y es ésta:

La salvación es ni única función aquí.
Dios sigue siendo Amor, y esto no es Su
Voluntad.




Tú que aún has de obrar milagros, asegúrate de practicar bien la idea de hoy. Trata de percibir la fuerza de lo que dices, pues en esas palabras radica tu libertad. Tu Padre te ama. El mundo del dolor no es su Voluntad. Perdónate a ti mismo el pensamiento de que eso fue lo que Él deseó para ti. Deja entonces que el Pensamiento con Él que reemplazó todos tus errores se adentre en los sombríos lugares de tú mente que pensó los pensamientos que nunca fueron Su Voluntad.
Esa parte de tu mente le pertenece a Dios, al igual que el resto.
Dicha parte no tiene pensamientos solitarios, ni los hace reales ocultándolos de Él. Deja pasar la luz , y ningún obstáculo te impedirá ver lo que Él dispone para ti. Pon al descubierto tus secretos ante Su benévola luz y observa cuán intenso es el fulgor con el que dicha luz todavía resplandece sobre ti. Practica con Su pensamiento hoy, y deja que Su luz busque e ilumine todo rincón tenebroso, y que al brillar a través de ellos los una el resto. La Voluntad de Dios es tener solamente un Hijo. La Voluntad de Dios es que Su único Hijo eres tú. 
Reflexiona sobre estas cosas durante las practicas de hoy, y da comienzo a la lección que vamos a aprender hoy con estas instrucciones relativas a la verdad:

La salvación es mi única función aquí
La salvación y el perdón son lo mismo.



Dirígete entonces a Aquel  que comparte contigo tu función aquí, y permítele que te enseñe lo que necesitas aprender para poder dejar de lado todo miedo y reconocer a tu Ser como un amor que no tiene opuesto en ti. 
Perdona todo pensamiento que se oponga a la verdad de tu compleción, unidad y paz. No puedes perder los regalos que tu Padre te dio. No es tu deseo ser otro ser. No tienes ninguna función que no sea de Dios. Perdónate  a ti mismo la que crees haber inventando. El perdón y la salvación son lo mismo. Perdona lo que inventaste y te habrás salvado:

La salvación es mi única función aquí.
Dios sigue siendo Amor, y esto no es Su
Voluntad


La única función que tienes te dice que eres uno. Recuérdate esto a ti mismo durante los intervalos de tiempo que transcurren entre los períodos en que das cinco minutos para compartirlos con Aquel que comparte el plan de Dios contigo. Recuérdate a tu mismo lo siguiente:




La salvación es mi única función aquí.



De esta manera, depositas el perdón en tu mente y dejas que todo temor sea suavemente descartado, para que el amor pueda encontrar el lugar donde le corresponde estar en ti y mostrarte que Tú eres el Hijo de Dios.